Recomendados Trucos

Dedos, brochas o esponjas: ¿cuál es mejor para aplicar el maquillaje?

¿Tienes dudas sobre cómo aplicar tu base de maquillaje? Hace muchos años que hay un gran debate sobre el uso de los dedos, esponja o brocha y te vamos a contar un secreto que seguro que te va a sorprender: no hay una fórmula perfecta. Si que es verdad que hay algunos casos o ciertos maquillajes en los que quizás hay una opción mejor que la otra, pero en general lo que aconsejan los profesionales del sector es que te extiendas el producto con lo que te resulte más cómodo.

Todo esto si hablamos de brocha o de esponja, con los dedos hay otras opiniones. Esta no suele ser una opción bien vista para nadie, una cosa es dar pequeños toques para conseguir un mejor acabado y otra echarse toda la base, esto no es una opción. Así que, ya te adelantamos que los dedos no forman parte de las técnicas de maquillaje que vamos a ver.

Cuál es la mejor herramienta para aplicar el maquillaje

Lo primero que te vamos a contar son algunos consejos aplicables a las dos opciones: la brocha y la esponja. Para hacerte un buen make up, tu piel tiene que estar muy bien hidratada, no va a servir de nada que utilices tu producto perfectamente si no tratas tu piel para que esté de la mejor manera posible.

Por otro lado, contar con la herramienta limpia es algo que no puedes dejar pasar por alto. Lávala o límpiala con la frecuencia recomendada, si no, puede ser que dañes tu piel o que el producto no ofrezca el resultado que esperabas. Y ahora sí, a continuación te vamos a contar algunas de las ventajas más relevantes tanto de la brocha como de la esponja. Así, podrás decidir cuál es la mejor alternativa para maquillarte.

Las ventajas de utilizar brocha y las mejores ocasiones para hacerlo

Hay muchas mujeres que emplean la brocha porque les resulta más fácil, pues ten en cuenta de que eso se trata, de que te pongas la base como más cómoda te sientas. Aún así, estas son algunas de las ventajas que te aporta la brocha.

  • Llega a más sitios: Lo bueno de la brocha es que podrás llevar el producto a donde quieras, gracias a su forma es totalmente moldeable y, por eso, perfecta si eres de esas personas que quieren que el maquillaje quede perfecto.
  • Se extiende mejor: Con la brocha el maquillaje fluido se extiende mucho mejor, esto significa que podrás dar un mejor acabado y que, además, seguramente necesites menos producto para maquillar toda la cara. Esto, al final, puede llevar a un ahorro de dinero.
  • Acabado más natural: Con la brocha el maquillaje se extiende mucho mejor y, por lo tanto, te ofrece un acabado mucho más natural, menos firme. Si es así como te gusta maquillarte, es tu mejor opción.

Las ventajas de utilizar esponja y las mejores ocasiones para hacerlo

¡Vamos con la esponja! Lo primero que tienes que tener en cuenta con este producto es la calidad de la misma. A veces, lo barato sale caro. Este tipo de aplicadores pueden durar muchísimo o tan solo unos días. Opta por buenas marcas contrastadas para no tener que volver a comprarla al poco tiempo. Estas son las ventajas de utilizar esponja:

  • Más rápido: ¿Vas con prisa? La manera más rápida de echarte la base y quede bien es la esponja. No te quedará ningún pegote ni ninguna marca que no quieras que te quede.
  • Mejor cobertura: Es verdad que necesitas un poco más de producto, pero con la brocha tendrás una cobertura quizás un poco mejor. La forma en la que se extiende hace que el maquillaje se integre mucho mejor.

Eso sí, te recomendamos tener una funda o estuche para que no quede al aire y se ensucie, ya que se puede llegar a estropear por esto.

Cuándo emplear los dedos

Por supuesto, que también hay ocasiones en las que utilizar los dedos es buena idea, como te hemos dicho, no para distribuir el producto entero, pero si para otras cosas.

  • Nariz u ojo: En el contorno de los ojos o en las aletas de la nariz con los dedos consigues que el maquillaje quede mejor extendido.
  • En invierno: Sí, como lo estás leyendo. En invierno la base puede estar un poco más fría y con los dedos conseguirás que el producto se caliente un poco más y esté más fluido. Trucos que nunca vienen mal.
  • Mejor acabado: Aunque uses esponja, te recomendamos que acabes dándole a tu cara pequeños toques con los dedos. Lograrás un mejor acabado. El resultado te va a sorprender.

Como puedes ver, aplicar tu base de maquillaje no tiene un método perfecto. Tienes que encontrar el que más te guste y sobre todo, el que te haga disfrutar maquillándote.